El Reino Unido en pánico: Empresas implantarán microchips a sus empleados

17 Nov, 2018

Bajo el capitalismo los avances tecnológicos están al servicio de los intereses particulares de la minoría dominante explotadora y no de los intereses generales de la mayoría social trabajadora.

Así lo vuelve a mostrar el ejemplo de los microchips cuyo interés por parte de las empresas es el de controlar y explotar mejor a los trabajadores.

Microchips implantados entre los trabajadores para mejorar la seguridad o bien para aumentar el poder y control sobre los empleados. Estas son las tesis enfrentadas estos días en Reino Unido, donde ha saltado la alarma por la posible implantación de estos pequeños dispositivos entre los ciudadanos.

El Congreso de Sindicatos Británicos (Trades Union Congress, TUC) y la Confederación de la Industria Británica (Confederation of British Industry, CBI) han mostrado su preocupación sobre esta medida que podrían adoptar masivamente numerosas compañías del país. Ambas entidades, tal y como recoge la prensa británica, están preocupadas “por el uso de la tecnología para controlar” a los trabajadores.

La preocupación ha saltado estos días después de que durante el fin de semana, “The Telegraph” publicase que Biohax, una compañía sueca que ofrece microchips del tamaño de un grano de arroz, asegurase que “está en conversaciones con varias firmas jurídicas y financieras británicas sobre la adaptación de microchips a sus empleados, incluida una importante compañía con cientos de miles de trabajadores”.

La implantación de microchips entre el personal es algo que ya se lleva a cabo. La firma británica BioTeq, que ofrece estos pequeños dispositivos a empresas y particulares, ya ha instalado 150 implantes en el Reino Unido, tal y como recoge “The Guardian”. Un vez instalados entre el pulgar y el dedo índice, permiten que las personas abran la puerta de su casa, accedan a su oficina o arranquen su coche con un simple movimiento de mano. También pueden almacenar datos médicos.

Y es que uno de los objetivos de esta tecnología es ayudar a las personas con discapacidad ya que, con un microchip implantado, su día a día resulta más fácil. Tal y como ejemplifica BioTeq, una persona en silla de ruedas puede acercarse a una puerta que se abre automáticamente cuando el lector lea el implante, evitando que maneje unas llaves que apenas puede mover, como son los casos de enfermos con parálisis o esclerosis múltiple.

Sin embargo, este contexto no tiene nada que ver con el objetivo que persiguen las empresas de Reino Unido en su “alianza” con Biohax. Jowan Österlund, fundador de la empresa sueca, aseguró a The Telegraph que sus microchips, que cuestan 150 libras cada uno (170 euros), podrían ayudar a las compañías a mejorar la seguridad. “Estas empresas tienen documentos confidenciales”, recuerda, de tal manera que los microchips podrían limitar el acceso de los empleados a información confidencial o delicada. Österlund asegura también que la implantación de los microchips sería muy efectiva entre los trabajadores de grandes corporaciones, ya que se podrían eliminar los tradicionales métodos de identificación.

El CBI, que representa a 190.000 empresas del Reino Unido, expresó su preocupación sobre la perspectiva. “Las entidades deben centrar sus esfuerzos en prioridades más inmediatas y centrarse en no comprometer a sus empleados”, ha asegurado un portavoz de la Confederación de la Industria Británica a “The Guardian”.

Según Frances O’Grady, secretaria general de TUC, “a los trabajadores ya les preocupa que algunos empleadores estén utilizando la tecnología para controlar y microgestionar, lo que está reduciendo el derecho de privacidad de su personal”. La representante considera que la implantación generalizada de microchip solo reforzaría la posición dominante y controladora de los jefes.

Steven Northam, fundador y propietario de BioTeq, aseguró al diario que la mayoría de sus 150 implantes vendidos han sido para uso personal, aunque reconoce que algunas firmas financieras y de ingeniería también los han implantado entre su personal. España, Francia, Alemania, Japón y China son otros de los países en los que se quiere probar estos microchips diseñados por BioTeq, cuyos precios oscilan entre 70-260 libras (80-300 euros).

El año pasado, Three Square Market, con sede en Wisconsin, se asoció con Biohax y se convirtió en la primera compañía en EE.UU. en insertar microchips, de manera voluntaria, entre sus empleados. ¿Qué opinas? Déjanos tu comentario más abajo.

VER TAMBIÉN ▶ Los chips RFID no serán opcionales y «cambiarán la esencia misma de lo que es ser humano»

Sitios Recomendados

Relacionado

Hiperbórea: «Los secretos de una civilización de otro mundo»

Hiperbórea: «Los secretos de una civilización de otro mundo»

Aún existen muchos enigmas en la Tierra que la ciencia no ha podido resolver. Por ello, han comenzado a buscar rastros de una de las civilizaciones más antiguas; Hiperbórea. Durante siglos, científicos han buscado pistas sobre el continente Hiperbórea. Hiperbórea es...

Astronauta antes de morir: «los aliens vinieron para impedir la guerra»

Astronauta antes de morir: «los aliens vinieron para impedir la guerra»

¿Has oído hablar sobre Edgar Mitchell? Un astronauta de la NASA, que además fue el sexto hombre en pisar la Luna en la misión del Apolo 14 en 1971. Fue él quien piloteó el módulo lunar Antares que trajo 40 kilos de rocas lunares para analizar en Tierra. Tras jubilarse...

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Manténte informado de las últimas novedades sobre UFO SPAIN

Acceso a Contenido Premium

Obtén acceso privilegiado a nuestro contenido Premium y más beneficios suscribiéndote en nuestro blog.

Síguenos

Únete a nuestra comunidad en nuestras redes sociales.

Close