Señal Wow!: Resuelto el gran enigma astronómico de los últimos 40 años

28 Nov, 2018

La misteriosa señal Wow! ya no es un misterio: así se ha resuelto uno de los grandes enigmas astronómicos de los últimos 40 años.

El 15 de agosto de 1977, a las once y cuarto de la noche, el Radiotelescopio Big Ear de Ohio recibió una señal de origen desconocido desde la constelación de Sagitario. Duró 72 segundos y fue 30 veces superior al ruido de fondo.

Nadie oyó esa señal. El sistema ni siquiera la grabó. Sencillamente la registró por escrito y no fue hasta un par de días después cuando Jerry R. Ehman dijo (y escribió) Wow!. Era la señal extraña más intensa que nunca habíamos encontrado. Lo que vinieron después son 40 años de misterio.

La señal Wow! tenía todo lo necesario para convertirse en pasto de teorías aliens. De hecho, el propio Ehman era miembro del proyecto SETI, por lo que la idea de que era una evidencia (extraña e inexplicable) de vida extraterrestre cogió fuerza. Era el mejor candidato.

Con el paso del tiempo, el entusiasmo se enfrió. Como Ehman explicó en 2002, la teoría alien parecía poco probable. «Deberíamos haberla visto de nuevo cuando la buscamos otras más de cincuenta veces más; algo me sugiere que se trató de una señal con origen terrestre que simplemente fue reflejada por algún pedazo de basura espacial».

Pero Ehman se volvía equivocar. Como demostró en 2017 Antonio Paris no se trataba de una señal terrestre. Paris es un astrónomo que llevaba años dándole vueltas a la señal Wow!. En 2016, junto a Evan Davies, propuso que la señal podía haber sido causada por un asteroide, el 266P/Christensen o el P/2008 Y2, que en ese momento se encontraba viajando por el sistema solar.

Según Paris y Davies, estos dos asteroides tenían algo en común: una enorme nube de hidrógeno a su alrededor. Ambos cuerpos celestes se descubrieron en 2006, por lo que no se contemplaron durante las investigaciones de la señal. Como la señal cae cerca de la ‘línea del hidrógeno’, es perfectamente plausible que esas nubes fueran las causantes de la «señal Wow!«.

La tesis era sugestiva, pero no estaba claro cómo demostrarlo. Así que para demostrarlo, Paris dedicó los últimos meses de 2016 y los primeros de 2017 a seguir al cometa 266P con un radio telescopio. Y, efectivamente, las señales que encontraron cuadran perfectamente con la señal de 1977.

Es más, Paris examinó otros asteroides con nubes similares y concluyó que, si el causante no fue 266P, pudo haber sido otro cualquiera. Así es como se resolvió un misterio de más de 40 años y una de las grandes esperanzas de los que seguían buscando vida más allá de nuestro planeta Tierra.

VER TAMBIÉN ▶ The Hum: El terrorífico zumbido que tiene al mundo en vilo (VIdeo)

Sitios Recomendados

Relacionado

Hiperbórea: «Los secretos de una civilización de otro mundo»

Hiperbórea: «Los secretos de una civilización de otro mundo»

Aún existen muchos enigmas en la Tierra que la ciencia no ha podido resolver. Por ello, han comenzado a buscar rastros de una de las civilizaciones más antiguas; Hiperbórea. Durante siglos, científicos han buscado pistas sobre el continente Hiperbórea. Hiperbórea es...

Astronauta antes de morir: «los aliens vinieron para impedir la guerra»

Astronauta antes de morir: «los aliens vinieron para impedir la guerra»

¿Has oído hablar sobre Edgar Mitchell? Un astronauta de la NASA, que además fue el sexto hombre en pisar la Luna en la misión del Apolo 14 en 1971. Fue él quien piloteó el módulo lunar Antares que trajo 40 kilos de rocas lunares para analizar en Tierra. Tras jubilarse...

1 Comentario

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Manténte informado de las últimas novedades sobre UFO SPAIN

Acceso a Contenido Premium

Obtén acceso privilegiado a nuestro contenido Premium y más beneficios suscribiéndote en nuestro blog.

Síguenos

Únete a nuestra comunidad en nuestras redes sociales.

Close